Un poco de historia

El jazz es un género de música que tiene su origen en diversos ritmos y melodías afronorteamericanos. Surgió a finales del siglo XIX en los Estados Unidos y, con el correr de los años, se expandió por todo el mundo.

La principal característica del jazz es que no se apega de manera estructurada a una partitura, sino que se basa en la improvisación y la libre interpretación. Lo habitual, de todas formas, es que los músicos ejecuten un tema conocido dentro de un cierto marco armónico, y que dejen volar su imaginación para adornarlo y modificarlo según la inspiración.

Esta libertad de los artistas de jazz explica por qué el género no registra ventas masivas. El público está más habituado a consumir música subordinada a la melodía y estructurada con un estribillo, como es el caso del pop.

La interpretación más habitual del jazz incluye un instrumento solista (como una trompeta o saxofón) acompañado por una sección rítmica (batería, bajo, contrabajo) e instrumentos armónicos (piano, guitarra). El jazz puede ser interpretado tanto por solistas como por tríos, cuartetos o las denominadas big bands, de múltiples integrantes.

Resalta la UNESCO en su mensaje por la celebración del Día Internacional del Jazz del 2017  su capacidad como forma artística internacional para unir a las personas y sus contribuciones a la paz, fomentar el diálogo entre culturas, sacar el máximo provecho de la diversidad y profundizar en el respeto de los derechos humanos y todas las formas de expresión. La historia del jazz se enmarca en los esfuerzos en pos de la dignidad humana, la democracia y los derechos civiles. Sus ritmos y su diversidad han reforzado la lucha contra todas las formas de discriminación y de racismo.

La UNESCO concluye que:

  • El jazz rompe barreras y crea oportunidades para la comprensión mutua y la tolerancia;
  • El jazz es una forma de libertad de expresión;
  • El jazz simboliza la unidad y la paz;
  • El jazz reduce las tensiones entre los individuos, los grupos y las comunidades.
  • El jazz fomenta la igualdad de género.
  • El jazz refuerza el papel que juega la juventud en el cambio social.
  • El jazz promueve la innovación artística, la improvisación y la integración de músicas tradicionales en las formas musicales modernas.
  • El jazz estimula el diálogo intercultural y facilita la integración de jóvenes marginados.

Como dijo la gran Nina Simone, “el jazz no es solo música; es una forma de vida, una forma de ser, una forma de pensar”. El jazz está en todas partes, nos rodea y nos inspira para superarnos mediante la música y en la vida.

Tradicionalmente el Jazz en España ha sido considerado un tipo de música minoritario. Sin embargo, el panorama ha cambiado en la medida en que, en las últimas décadas, el jazz ha encontrado un punto de conexión con las músicas populares del mosaico cultural español, introduciendo sonoridades mediterráneas, flamencas o celtas. En el I Congreso Internacional “El Jazz en España”  se puso de relieve la existencia de un colectivo de profesionales muy activo en nuestro país, y que el jazz, cuenta con un público mayoritariamente joven y culto e interesa a un porcentaje proporcionalmente pequeño de aficionados a la música, pero que en cifras absolutas suma varios cientos de miles de seguidores.

Este auge y popularización del Jazz también se hace notar en nuestra comarca donde cada vez tiene más seguidores de todas las edades.  La música de jazz en el Campo de Gibraltar  está cada vez más presente con eventos musicales tan importantes como el Festival Internacional que se celebra anualmente en Gibraltar con intérpretes de la talla de Al di Meola o José Feliciano. También se organizan conciertos frecuentemente a través de diversas No hay texto alternativo automático disponible.asociaciones como la asociación algecireña Rizoma Records a la que ponemos muy buena nota por su implicación y a los diferentes establecimientos que organizan veladas jazzeras. Además en la comarca residen músicos tan prestigiosos como el pianista Juan Galiardo que colabora asiduamente con importantes intérpretes nacionales e internacionales.

Un capítulo aparte merece mención, el que ha sido quizás uno de los eventos jazzísticos más importante desarrollado en la comarca, la I Edición del Curso de Jazz “Ciudad de La Línea” que tuvo lugar en Julio de 2015 organizado por la fundación

de la  Universidad Internacional Menéndez y Pelayo (UIMP) del Campo de Gibraltar  con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento de La Línea y el Conservatorio Profesional de Música “Muñoz Molleda”.

 El curso fue dirigido por Dª. Pilar Espejo, directora del Conservatorio, con una duración de 32 horas lectivas acreditadas por la Universidad Menéndez y Pelayo  con profesores de reconocido prestigio internacional que impartieron las siguientes especialidades:

Voz: Arantxa Domínguez

Piano: Roger Mas

Saxofón: Ernesto Aurignac

Guitarra: Joan Soler

Contrabajo: Dee Jay Foster

Batería y percusión: Ramón Prats

Iniciación: David Espejo

HISTORIA 4x3

El alto nivel docente del curso reunió en La Línea un buen número de participantes venidos de Andalucía y de otras comunidades como País Vasco, Murcia o Valencia. La participación de alumnos del conservatorio fue también importante, sorprendiendo gratamente el numeroso grupo de jóvenes desde los 11 años en adelante que participaron lo que pone en valor el potencial de estas actividades formativas. El curso fue un punto de partida que aumentó la afición al jazz en la comarca demostrado por la aparición de jóvenes músicos aficionados al Jazz, y el aumento de la demanda de esta disciplina musical en el Conservatorio. Todos los participantes manifestaron un alto grado de satisfacción y que volverían a realizar el curso en otras ediciones.

El éxito del curso fue plasmado en la prensa escrita y en emisoras de radio especializadas como Radio 3 que  se hicieron eco del evento. Las jam sessions (actuaciones en directo de profesores y alumnos que forman parte de este tipo de cursos) que se desarrollaron con la colaboración de distintos establecimientos del centro de la ciudad tuvieron un gran éxito, atrajeron  mucho público y contribuyeron a crear un gran ambiente en las calles linenses. La Línea de la Concepción estuvo por unos días en primera línea del panorama jazzístico nacional lo que supuso una importante promoción de la imagen de la ciudad y una gran publicidad para las instituciones y entidades colaboradoras.